arrancar "Mi medio siglo" la fotografia 1 la fotografia 2 la fotografia 3 la fotografia 4 Video la diosa Entrevista Vitae span. Vitae deutsch Vitae englisch Cerámica Canaria Kanar. Keramik Canary Ceramics Aquilino-Puzzle enlace contacto pie de imprenta
Aquilino
Hace pocos meses apareció una noticia en los informativos: “recientes hallazgos en la isla de La Graciosa confirman el paso de los fenicios por las islas”. Un grupo de geólogos, haciendo estudios de campo hallan una piedrita que al ser analizada, resultó ser un pequeño trazo de cerámica fenicia, lo que viene a dar un importante dato a la historia, en especial a la cerámica prehispánica.
LA CERÁMICA CANARIA
En estas 3 etapas se divide la cerámica de las islas Canarias. Los fenicios eran buenos marineros, dominaban la navegación, eran comerciantes y creaban pequeñas factorías estratégicas como son las del sur de España para la fábrica del “Garum” (restos de pescado),que vendían como sopa de pescado, así tenían un producto proteínico, fácilmente transportable e imperecedero. Bordeando África llegaron hasta Canarias .Introducen en las islas pueblos agroganadero del africa mediterania,  ( Bereber, Libico o ambos ) donde hicieron una pequeña factoría de carne de cabra salada y ahumada, ya que en recientes excavaciones se encontraron masas de ceniza vegetales, restos de cerámica, y huesos de caprino, pero no los restos de los huesos de las partes con carne. Se explotaron probablemente otros productos. Luego aparecieron los púnicos y cuando Roma se hace con el dominio mediterráneo continúan las explotaciones hasta el siglo III. A partir de aquí la población aborigen de nuestras islas, se mantuvo prácticamente aislada durante XII siglos, en una cultura neolítica. Más tarde, en el siglo XV, aparecen franceses y castellanos, campañas de señorío (señor con dinero, Jean De Bethencourt) y de realengo (Carlos I Rey de Castilla). Surge un proceso de aculturación, donde la más moderna, avanzada, prácticamente renacentista, acaba disolviendo la primitiva cultura de las islas, no así la cerámica, pues a pesar de haber traído alfareros y tinajeros de Sevilla, no fraguó la industria porque nuestro barro no les era familiar y propicio para el torno, el barro de las islas de naturaleza volcánica y moderno no se prestaba a esa maquinaria, al contrario que el del continente que es más antiguo y con otras características y propiedades. Es la mujer canaria, la que conociendo el medio y la técnica milenaria, sin evolucionar, desde los fenicios, la que continúa haciendo loza de uso, copiando incluso las formas europeas. Es ella la que lleva el peso de la producción, el hombre ocupa un  lugar secundario se va a encargar de tareas complementarias, acarreo de materiales, etc. No interviniendo directamente en la elaboración de las vasijas. Romper esta regla lleva implícita la censura por parte de la comunidad, llegando a poner en duda la virilidad del hombre que se atreve a contradecirla. Con el fin de obtener más dinero y crear fondos necesarios para los casos imprevistos y de ceremonial, trabajaron esclavizadas de su propio oficio. No conocían el descanso, era un trabajo exclusivo. El sentimiento que en ellas produce esta condición queda resumido con las palabras que pronunciara una alfarera de Chipude (La Gomera) “Las dos ocupaciones más sucias que puede tener una mujer es la de locera y helechera” (cavadora de raíces de helecho para hacer gofio). Las dos características principales y definitorias de las cerámicas canarias son dos: trabajo exclusivo de mujeres, se transmite por línea matrilineal, y “confección” de la pieza por el procedimiento denominado “urdido” sin torno, (exclusivamente a mano). En el siglo XX con la venida de nuevas materiales, el cristal, el hierro, la porcelana, el plástico etc., y los medios de transporte y comunicación favorecieron el uso de estos recipientes relegando al olvido toda una idiosincrasia. En el siglo XX llega una nueva economía a las islas, el turismo, que gusta de productos típicos de la tierra, y florece una nueva forma de cerámica donde algunos consiguen mantener la técnica milenaria y otros copian y/o desplazan ésta. No quedaría completo mi trabajo si no nombrase a los más destacados ceramistas: Guadalupe Niebla  – El Cercado (La Gomera) Antonita “la Rubia” – (Gran Canaria) Dorotea – (Lanzarote) Rufina (La Gomera) Julianita – Hoya de Pineda (Gran Canaria) Adela – La Victoria (Tenerife) Cela- (La Gomera) Vicente Barrera – (La Gomera) Eufracia – (Tenerife) Y también, como no, a D. Francisco Rodríguez Santana “Panchito”, que tras 3.000 años de monopolio femenino fue el primer hombre que le transmitiera su madre el oficio, se dedicó a trabajar en la casa-cueva que tenía en La Atalaya de Sta. Brígida en G. Canaria, aún hoy funciona como centro locero donde se transmite la técnica más antigua que se conoce. De su labor docente aprenden numerosos jóvenes y mayores, que a su vez han transmitido su saber a otros y así sucesivamente. Esperamos que no se pierda en el olvido nuestro patrimonio y que ese maravilloso arte se siga enseñando otros 3.000 años o más, si perdemos nuestra cultura ¿qué nos queda? CERÁMICA CANARIA REALIZADO POR:                      MARÍA ADILIA ACUÑA RODRÍGUEZ BIBLIOGRAFÍA:                      - “LA ALFARERÍA POPULAR EN CANARIAS”. (RAFAEL                                                     GONZÁLEZ ANTÓN). MUSEO ETNOGRÁFICO. AULA                                                     DE CULTURA DE TENERIFE.                                                  - “LA ALFARERÍA POPULAR DE EL CERCADO” (ISLA                                                      DE LA GOMERA) SARO CABRERA.                                                  -  NUEVAS DATACIONES RADIOCARBONICAS PARA                                                     LA PROTOHISTORIA  CANARIA:                                                     YACIMIENTO DE BUENAVISTA (LANZAROTE )                                                     PABLO ATOCHE PENA                                                     MARIA ANGELES RAMIREZ RODRIGUEZ                                                     PATRONATO DE LA CASA DE COLON                                                     LAS PALMAS DE GRAN CANARIA ( 2011 ) No. 57                                          
edición especial Mi medio siglo Cerámica Canaria